CRISTIANOS MONREPÓS

Cristianismo en el Norte de Aragón

Devocional semanal

Lucas 3, 6:
"Y todo el mundo verá la salvación de Dios."

* * *

No hay cura, ni monja, ni pastor, ni obispo, ni papa, ni nadie que deba importarle cómo eres ni con quién duermes; tu salvación es algo entre tú y Jesús. No importa si eres soltero, casado, viudo, divorciado, ajuntado o reajuntado, o si eres madre o padre soltero, ni tampoco si eres hétero, homo, bisexual... A ninguna institución y mucho menos a ningún ministro/a de la Iglesia de Cristo puede ni debe importarle a quién amas, ni qué haces en tus relaciones íntimas.
La salvación viene sólo de Dios y nadie tiene derecho a limitarla ni restringirla. Por tanto, hagas lo que hagas y seas como seas, nadie puede cerrarte las puertas y dejarte alejado de los sacramentos ni de la vida de Iglesia en comunidad, porque nadie más que Dios es juez, y Él te ama tal y como te hizo. La salvación no es para unos pocos, ni para los santitos de altar ni otros beatos, ni para los que cumplen reglas absurdas: 'todo el mundo verá la salvación de Dios'.
No necesitas leyes, ni preceptos, ni normas. Dios ha sido exageradamente generoso contigo entregando a su Hijo a la muerte como pago por todos tus pecados. En lo referente a tu salvación, está todo hecho: sólo tienes que arrepentirte y creer. ¿Demasiado fácil?

> Ir a Archivos Multimedia

Histórico de devocionales:


AÑO 2018

Semana 49

Lucas 21, 34:
"Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día."

Hoy empieza el Adviento, la preparación para la Navidad. Si tu corazón está empachado de deseos por un buen coche, una buena casa, unas buenas vacaciones, una buena cuenta corriente... tal vez no tengas espacio en él para albergar un comedero de ganado.
Cada año que pasa, hasta que llegue "aquel día", la Navidad te recuerda que debes tener un comedero con paja en tu corazón, algo imprescindible para que te nazca en él el Niño Dios y lo recibas como señor y soberano de tu vida.

_________

Semana 48

Juan 18, 37:
"Le dijo entonces Pilato [a Jesús]: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey."

Hoy esa pregunta es de Jesús para ti. Sí, ya sabemos la respuesta del catecismo que Jesús es el Hijo de Dios, el Dios encarnado. Pero hoy te pregunta Jesús a ti si él es tu Rey, si él gobierna tu vida, si él es el centro de tus decisiones y de tus relaciones.
Eso es ser cristiano: no necesitas iglesias ni ministros ni ceremonias, sino que ames, hables, trabajes, vivas bajo el vasallaje de Cristo. Porque de otra manera jamás tocarás con los dedos la felicidad plena; el resto son placebos.

_________

Semana 47

Marcos 13, 26:
"Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria."

No tengas duda alguna: al final, el mal no vencerá. No vencerá el poderoso sobre el débil, ni el explotador sobre el oprimido, ni el opulento sobre el hambriento, ni el orgulloso sobre el humilde, ni el proxeneta sobre la prostituta, ni el narcotraficante sobre el drogadicto, ni el torturador sobre la víctima, ni el carcelero sobre el preso, ni el nacional sobre el extranjero, ni el banco sobre el deshauciado, ni el dictador sobre el amordazado, ni el clérigo sobre el blasfemo, ni siquiera el policía sobre el detenido ni el verdugo sobre el ejecutado.
Dios resucitó a quien fue débil, oprimido, hambriento, humilde, amigo de prostitutas y drogadictos, víctima, preso, extranjero, deshauciado, amordazado, tenido por blasfemo, detenido y ejecutado: Cristo. Entre el mal y el bien, hay que tomar partido... cuando escojas el bando, recuerda que -aun contra toda lógica mundana- al final el bien ganará.

_________

Semana 46

Marcos 12, 41:
"Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho."

Supongo que Jesús no daba ofrenda, sino que sólo miraba. Porque él daba su vida.
Puedes elegir: dar lo que te sobra (como los ricos), dar algo más de lo que te sobra (como la viuda pobre), o dar tu vida, en tiempo, trabajo, conocimiento, ideas... (como Jesús). También puedes decidir no dar nada; es cosa tuya.

_________

Semana 45

Marcos 12, 30:
"Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento."

Que no te engañen ni te engañes: éste es el principal, el primer fundamento en tu vida. Sólo cuando amas así a Dios, es cuando luego eres capaz de amar así a tu pareja, a tus padres, a tus hijos, a tus amigos... y también a tus enemigos. Porque amarás con los ojos misericordiosos de Dios y no con los ojos egoístas del mundo.
No hay verdadero amor humano que no sea parte del Amor divino.

_________

Semana 44

Marcos 10, 48:
"Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!"

Muchos de tu alrededor te dirán que eso de la fe es una superstición, que si eres racional no puedes creer en Dios, que la religión es una psicología barata o una droga para los incultos, débiles mentales o analfabetos... Muchos pedirán que te calles.
Sólo Cristo puede restaurar tu vida y darle verdadero sentido. ¡No tengas miedo, grita con todas tus fuerzas, llámalo desesperadamente!: '¡Hijo de David, ten misericordia de mí!.

_________

Semana 43

Marcos 10, 42-43:
"Jesús les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor"

Por las calles del pueblo hay muchos que saludan al alcalde por su nombre. Muchos saben también el nombre del barrendero: Miguel Ángel; pero a él no le saludan.
En la fe pasa algo parecido. Creer que se puede ser cristiano sin servir al hermano, es no creer en el evangelio de Jesucristo: cuanto más lejos se está de una escoba, más lejos se está de ser Iglesia.

_________

Semana 42

Marcos 10, 19-21:
"Los mandamientos sabes: No adulteres. No mates. No hurtes. No digas falso testimonio. No defraudes. Honra a tu padre y a tu madre. El entonces, respondiendo, le dijo: Maestro, todo esto lo he guardado desde mi juventud. Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz."

Seguro que no adulteras, no matas, no hurtas, no dices falso testimonio, no defraudas, no ofendes a tu padre ni a tu madre... Pero, ¿pasamos del NO hacer el mal, a SÍ hacer el bien?
Cuando te encuentras a un mendigo en la puerta de tu supermercado o de tu casa, ¿de qué tienes miedo? ¿Temes que te robe, que te contagie alguna enfermedad por su higiene, que te moleste y persiga? Cuando estés ante uno, piensa en mirarlo tal como quieres que Dios te mire a ti el día en que te presentes ante Él. A lo mejor, ese día último, el que te abraza para entrar en la eternidad es justo ese mendigo.

_________

Semana 41

Marcos 10, 15:
"De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él."

¿Cómo es un niño? Obediente, confiado, ilusionado, curioso, sin malicia, abierto, justiciero, sin prejuicios sociales, simple y sencillo, abierto a la sorpresa, deseoso de aprender, juguetón, olvidadizo con la ofensa, generoso...
¿Te acuerdas de cuando eras niño? Papá/Mamá Dios te está esperando en casa.

_________

Semana 40

Marcos 9, 43:
"Si tu mano te hace caer en pecado, córtala; es mejor para ti entrar manco en la vida que con las dos manos ir a parar al infierno, donde el fuego no se puede apagar."

Cuando por fin entendí que mi vida no me permitía vivir, la corté, y la corté de cuajo. Porque me arrepentí y creí (Mc 1:15).
Ahora, soy feliz como jamás imaginé, pues es Cristo quien vive en mí. ¡Ya no hay infiernos!

_________

Semana 39

Marcos 9, 31:
"Jesús les decía a sus discípulos: 'El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres, y le matarán; pero después de muerto, resucitará al tercer día'."

Dios entregó a su Hijo para que muriese por ti, y lo resucitó para darte la mayor de las esperanzas: ni la enfermedad, ni la pobreza, ni el sufrimiento, ni la injusticia, ni siquiera la muerte podrán arrancarte jamás de los brazos de Dios, si hoy y ahora le entregas tu corazón.

_________

Semana 38

Marcos 8, 35:
"El que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda la vida por causa mía y del evangelio, la salvará."

No todo es ir a trabajar, criar a los hijos, pagar la hipoteca y el coche, ir de vacaciones, hacer comidas familiares, tener redes sociales, limpiar la casa, estudiar, tener el último iPad...
¿Cuántos años viviremos, ochenta, noventa? ¿Quién, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida? (Mt 6:27).
Si cuidas tu cuerpo, que se acabará pudriendo... cuida tu alma, que es para siempre.

_________

Semana 37

Marcos 7, 36:
"Jesús les mandó que no se lo dijesen a nadie; pero cuanto más les mandaba, tanto más y más lo divulgaban."

¿Cómo se puede silenciar la alegría de una magnífica noticia sobre la familia, la salud o el trabajo? ¡Hasta el más introvertido la comparte!
Pues cada noche que me acuesto a dormir y repaso que en ese día no he compartido con nadie la buena noticia de Jesús, me doy cuenta que en ese día no he andado cerca de Él.

_________

Semana 36

Marcos 7, 15:
"Nada hay fuera del hombre que entre en él, que le pueda contaminar; pero lo que sale de él, eso es lo que contamina al hombre."

Nada es pecado si yo no peco, porque Dios lo hizo todo bueno (Gn 1:31).
Pero soy pecador, porque no hago el bien que quiero sino el mal que no quiero. Soy capaz de convertir en pecado cualquier acción o pensamiento, por falta de amor, de entrega, de respeto, de paciencia, de compasión... El mal está en mí y el pecado me lleva a la muerte (Rm 7:19-25. 8:1-4).
¿Cómo podré ser salvo, si no puedo cumplir la Ley? Por Cristo ya no vivo bajo la Ley sino bajo el Espíritu, y lo que era imposible se dio por Gracia. Sólo entregando mi corazón a Cristo, por sus méritos, obtengo la salvación (1Pe 1:9).
Que ninguna iglesia ni institución religiosa me amargue mi dulce salvación, porque no tengo más Ley que el Amor (Ga 5:14).
¿Amamos?

_________

Semana 35

Juan 6, 66-67:
"Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros?"

El éxito de una iglesia no se mide por la cantidad de fieles que se consigue meter dentro de sus paredes, sino por el amor y el servicio que se da a los que se hallan precisamente fuera de esas paredes.

_________

Semana 34

Juan 6, 42:
"Jesús les dijo: 'Os aseguro que, si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros'"

Hay quienes sólo ven la carne y la sangre del Hijo del hombre en la Eucaristía; hay quienes sólo ven la carne y la sangre del Hijo del hombre en las Sagradas Escrituras.
Os aseguro que, si no veis la carne y la sangre del Hijo del hombre en cada mujer, niño y hombre necesitados, no tendréis vida en vosotros.

_________

Semana 33

Juan 6, 42:
"Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo he descendido?"

¿No has pensado nunca que, como cristiano, te resulta más facil creer que Dios está encarnado en un Jesús que no has visto, que creer que Jesús-Dios está encarnado en el mendigo de tu calle?
El amor que mantiene las manos limpias, no es Amor.

_________

Semana 32

Juan 6, 24:
"En cuanto la multitud se dio cuenta de que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, subieron a las barcas y se fueron a Cafarnaún a buscar a Jesús."

Hay ocasiones en que el ruido de lo espectacular en nuestra comunidad de fe (grandes obras materiales, familiaridad superficial de numerosos miembros... es decir, multiplicación de panes y peces) no permite que nos demos cuenta que Jesús ya no se halla en ella: partió y lo perdimos como centro de nuestra iglesia.
El versículo del Evangelio de hoy tal vez nos pregunte no tanto de forma individual sino como comunidad: ¿qué busca mi iglesia, ser exitosa y tener un plan contable saneado, o tener heridos a los que curar y dar sanación a tantos y tantos alejados del Padre? ¿En mi iglesia, qué abunda más, el rico o el pobre? Que Él nos permita estar siempre atentos a su presencia, y no tener que apresurarnos en barcas a buscarlo.

_________

Semana 31

Jn 6, 15:
"Pero como Jesús se dio cuenta de que querían llevárselo a la fuerza para hacerlo rey, se retiró otra vez a lo alto del cerro, para estar solo."

El ruido no hace bien. El bien no hace ruido. Sirvamos en silencio...
Si amas a Dios con un micrófono (predicar, enseñar o cantar) pero tienes problemas para servirlo con una escoba o un limpiador, no es a Dios a quien sirves sino a tu deseo de ser visto y admirado por los hombres.

_________

Semana 30

Mc 6, 34:
"Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas."

Cada vez que no le hablamos de Cristo a una oveja perdida, dejamos de ejercer la compasión por el ser humano. Porque los creyentes somos portadores del mayor tesoro: tenemos ESPERANZA. La nuestra es la ESPERANZA sobre toda desesperación, sobre el sinsentido, sobre el dolor y la muerte, porque nuestra Esperanza es la única capaz de llevarnos al AMOR.

_________

Semana 29

Mc 6, 5:
"Y Jesús no pudo realizar allí ningún milagro, a no ser sanar a unos pocos enfermos y poner sobre ellos las manos."

El Dios que todo lo puede y todo lo gobierna, respeta mi libertad hasta el extremo. Si no le permito entrar en mi corazón, Él no va a entrar a sanarme de la enfermedad y de la muerte, consecuencias de mi pecado.

_________

Semana 28

Mc 6, 11a:
"Y si en algún lugar no os recibieren ni os oyeren, salid de allí, y sacudid el polvo que está debajo de vuestros pies, para testimonio a ellos."

Gracias, mi Señor Jesús, por haberme visitado, haberte quedado y no haberte ido sacudiéndote el polvo de tus pies.

_________

Semana 27

¿Por qué más religión no quiere decir más fe, más amor, más entrega, más perdón, más compasión? Jesucristo nos ha enviado al mundo para dar a conocer el Evangelio (nueva ley: el amor) y bautizar en el nombre de la Trinidad, y no para moralizarlo ni para fabricar religiones de Estado.

Col 2, 16-19.20-23:
Por tanto, que nadie os critique por lo que coméis o bebéis, o por cuestiones tales como los días de fiesta, las lunas nuevas y los sábados. Todo esto no es sino la sombra de lo que ha de venir, pero la realidad misma es Cristo. No dejéis que os condenen esos que se hacen pasar por muy humildes y que dan culto a los ángeles, que pretenden tener visiones y que se hinchan de orgullo a causa de sus pensamientos mundanos. Vosotros habéis muerto con Cristo y ya no estáis sujetos a los poderes que dominan este mundo. ¿Por qué, pues, vivís como si todavía fuerais del mundo, sometidos a normas tales como: “No toques eso”, “No comas aquello” o “No lo tomes en tus manos”? Todas estas reglas tienen que ver con cosas que se desgastan con el uso, que sólo son mandatos y enseñanzas de hombres. Es verdad que tales cosas pueden parecer sabias, porque exigen cierta religiosidad, humildad y duro trato del cuerpo, pero de nada sirven para combatir los deseos mundanos.

_________

Semana 26

Eucaristía: la humanidad de Dios.
Jesucristo resucitado no es un espíritu etéreo que va vagando por el mundo. La segunda persona de la Trinidad, por su voluntad, es inherente a la corporeidad; y su permanencia en este mundo es en los términos en que les insistió –ya resucitado– a los Once en Jerusalén cuando les pidió de comer: no es un fantasma sino un hombre nuevo. Su presencia en los "hermanos pequeños" no es sólo una presencia espiritual, sino sobre todo es una presencia carnal, encarnada: los dolores del hambriento son los dolores en el cuerpo del Dios hecho hombre.
La Eucaristía es el sacramento de esta permanencia de Dios hecho hombre en el mundo: ¡el cuerpo del Resucitado!

Lc 24, 41b-43:
"¿Tenéis algo para comer?" Ellos le dieron una pieza de pescado a la brasa; lo tomó y se lo comió ante ellos.

_________

Semana 25

El Espíritu Santo, revelado a partir de la Nueva Alianza, es 'Dios en los creyentes', dado por el Padre, por medio/a través del Hijo. Ahora Dios es con nosotros siempre: fe, historia, gracia, iglesia, unidad, sacramento, guía, inspiración, única ley del amor...
Dios ya nos lo había prometido por boca del profeta.

Ez 36, 26-27:
Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu renovado dentro de vosotros; sacaré de vuestro cuerpo este corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Infundiré mi Espíritu en vosotros y haré que caminéis en mis mandamientos, que guardéis mis leyes, y que las pongáis en práctica.

_________

Semana 24

La Revelación ha sufrido dos grandes males a lo largo de la Historia, desde la Encarnación de la Palabra: la judaización y la helenización. La judaización, que representa convertir el Nuevo Testamento en un segundo Antiguo Testamento, fue desenmascarada por la Reforma. La helenización, que representó la fundamentación del saber acerca de Dios (teología) sobre una disciplina pagana (filosofía), aún está por desenmascarar.
¡Construyamos una teología de la experiencia!

Col 2, 8:
Mirad que nadie os engañe con filosofías y sofismos vacíos, según las tradiciones humanas, basados en los elementos del mundo y no de acuerdo con Cristo.

_________

Semana 23

La unidad, si es uniformidad, es como un virus o una bacteria: enferma y mata. La unidad, si es diversidad y pluralidad, es vida.

1Co 12, 12:
El Cristo es como el cuerpo humano: es uno, aunque tenga muchos miembros, ya que todos los miembros, aún siendo muchos, forman un solo cuerpo.

_________

Semana 22

¿Qué es la Trinidad? No lo sé; escribiré conceptos que relaciono con cada una de las 'personas' (o 'modos de ser' [Karl Barth], o 'modos de subsistencia' [Karl Ranher]:
Padre = acogida/silencio/inmutabilidad/creación/...
Hijo = humanidad/dolor/humillación/dignificación/carnal/proximidad/consuelo/compromiso/...
Espíritu Santo = inspiración/acción/entendimiento/sacramento/historia/planificación/...
Basilio de Cesarea: En el Espíritu Santo, por medio del Hijo, para gloria del Padre.

Mt 28, 18-20:
Id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

_________

Semana 21

En un territorio eminentemente católico-romano, con el descubrimiento de la Reforma y su aplicación en la fe, se aprende a creer desde la minoría. Entonces se presentan dos caminos incompatibles a elegir: hacer una cruzada de conversión, o respetar la fe de cada uno desde la diferencia como desbordamiento, derroche, abundancia de los dones del Espíritu Santo.

1Co 12, 4-6:
Los dones que recibimos son diversos, pero el Espíritu que los distribuye es uno solo. Son diversos los servicios, pero es uno solo el Señor al que servimos. Son diversos los milagros, pero todos son obra de un solo Dios, que los hace sirviéndose de cada uno de nosotros.

_________

Semana 20

Festividad de la Ascensión de Jesús a los Cielos: ¡ese es mi Dios, el Dios Encarnado! Si creemos realmente que la Segunda Persona está a la derecha del Padre como resucitado, nuestro Dios es el Dios que ha incorporado la naturaleza humana en su intimidad intratrinitaria. Desde la Encarnación y su Resurrección, ya jamás Dios va a ser el mismo, ya para siempre vamos a ser intimidad de Dios.

Ef 2, 4-6:
Pero la piedad de Dios es grande, e inmenso su amor hacia nosotros. Por eso, aunque estábamos muertos en razón de nuestras culpas, nos hizo revivir junto con Cristo —¡la salvación es pura generosidad de Dios!—, nos resucitó y nos sentó con Cristo Jesús en el cielo.

_________

Semana 19

Todo el Pueblo de Dios tiene la misma distinción, aunque orgánicamente tengan diferentes funciones en un mismo cuerpo: No existe, por tanto, castas apostólicas, ni sacerdotales, ni religiosas. No hay privilegios. No hay superioridad ni derecho de acceso por parte del hombre por encima de la mujer

1Co 12, 13:
Porque por un solo Espíritu fuimos bautizados todos en un solo cuerpo, tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos dio a beber de un solo Espíritu.

_________

Semana 18

¡Qué dulce es la fe compartida, la comunidad, la Iglesia!

Col 3, 16-17:
Que la palabra de Cristo tenga en medio de vosotros una estancia pletórica; instruiros y aconsejaros mutuamente con toda sabiduría; cantad de corazón a Dios con agradecimientos, salmos, himnos y cánticos espirituales, y todo lo que hagáis, sea de palabra o sea de obra, hacedlo en nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.

_________

Semana 17

¿Cómo hacer compatible la Comunión de los Santos sin caer en la idolatría y respetando que la única intercesión entre el ser humano y Dios es la de Cristo?
Invocar la comunión de los santos como modelo de vida, ejemplo de testimonio a respetar y seguir, como muestra de la gracia de Dios derramada en sus criaturas, y visualización de la lucha de ese hombre o mujer por defender su fe.
La invocación no puede ser nunca una solicitud de intercesión a un fallecido.

Stg 5, 16:
Confesaros las ofensas mutuamente y rezad los unos por los otros, para ser curados. La oración ferviente del justo es muy poderosa.

_________

Semana 16

Todos somos un solo cuerpo y espíritu en Cristo, sin distinciones de castas entre cristianos: una Iglesia que no sea racista, una Iglesia que no sea elitista, una Iglesia que no sea machista. ¿Veintiún siglos después de estas palabras y aún existen iglesias cristianas que bloquean el acceso de la mujer a los ministerios?

Ga 3, 28:
Ya no hay diferencia entre judío o griego, esclavo o libre, hombre o mujer, porque todos vosotros sois uno solo en Cristo Jesús.

_________

Semana 15

La Iglesia es el cuerpo místico de Cristo, su Esposa engalanada, y eso nos hace bajar la guardia y creer que no está demasiado en nuestras manos cuidarla, mantenerla humilde y servil, preservarla como instrumento de Evangelización y salvación de los hombres… Pero no debe ser así.
Cada comunidad, pequeña o grande; cada grupo de cristianos, pocos o muchos; somos Iglesia: asamblea de creyentes congregada por y en el nombre de Cristo. Debemos ser nosotros quien vigile y corrija a los que dirigen las estructuras humanas y de gobierno de las instituciones eclesiales. Debemos ser nosotros los profetas que les llamen la atención y les corrijamos en su magisterio, pues en nosotros habita el Espíritu. ¡Y con valentía! Porque ellos, sin nuestra fe recibida de Dios, no son más que humo.

1Co 12:12:
Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.

_________

Semana 14

¡¡¡Aleluya!!! ¡¡¡Cristo ha resucitado!!!

¡Es verdad! El Señor ha resucitado. Aleluya, Aleluya.

_________

Semana 13

¡Ay de aquellos que con la bandera de la pureza y la ortodoxia, de la ley, con los sumos sacerdotes y sanedrines, vestidos de escarlata, con grandes cofias sobre sus cabezas, mantienen la agresividad doctrinal y la desconfianza sacramental entre las diversas comunidades cristianas!
Las estructuras eclesiales tienen la suerte, a diferencia de Israel, que la segunda venida de Jesús será gloriosa y no tendrán ocasión de volverlo a condenar y asesinar.

Lucas 11:46:
Y El dijo: ¡Ay también de vosotros, intérpretes de la ley!, porque cargáis a los hombres con cargas difíciles de llevar, y vosotros ni siquiera tocáis las cargas con uno de vuestros dedos.

_________

Semana 12

Jesús nos dijo que no nos hiciésemos llamar maestro, ni padre, ni preceptor.
Sacerdote es aquél que da la vida por su pueblo y es intercesor único y perfecto entre Dios Padre y los hombres.
Y si es cierto que creemos que Jesucristo está vivo y es sumo y eterno sacerdote, no dejemos que nadie usurpe su lugar.
Pues revestidos somos de Cristo todos los bautizados: vivamos activamente la participación en el sacerdocio universal del Cristo, evangelizando e impartiendo sus sacramentos.
¡Cristo no traspasa a nadie su sacerdocio!

Carta a los Hebreos, capítulo 7, versículos 22 a 27:
Por consiguiente, Jesús ha sido fiador de una alianza mejor. Además, de aquellos sacerdotes hubieron muchísimos, ya que la muerte les impedía perdurar; éste, en cambio, dado que vive para siempre, no traspasa a nadie las funciones sacerdotales. Por eso tiene el poder de salvar definitivamente a todos los que por él se acercan a Dios, ya que vive intercediendo siempre a favor de ellos. Un sacerdote así era lo que necesitábamos: santo, inocente y sin mancha; por eso fue separado de los pecadores y alzado más alto que el cielo. Él no necesita, como hacen los grandes sacerdotes, ofrecer sacrificios cada día, primero por sus propios pecados y después por los pecados del pueblo, porque esto lo hizo una sola vez y para siempre, ofreciéndose él mismo.

_________

Semana 11

El cuerpo funcionarial de la Iglesia ha secuestrado la Salvación.
¡Hemos sido salvados por Cristo, y no por ningún ministro de iglesia alguna!
¡Hemos sido salvados definitivamente, y no a medias!
¡Se ha soltado el lazo del cazador; Dios ha borrado nuestras culpas; no debemos pagar prenda alguna por su perdón!
Porque el sacerdocio de Jesucristo fue y es perfecto, y su Sangre fue suficiente, ¡por supuesto!
Porque el sacerdocio de Jesucristo ha sido y es el único válido, y nadie puede suplantarlo.
El cuerpo funcionarial de la Iglesia ha secuestrado la Salvación.

Carta a los Romanos, capítulo 1, versículo 8:
Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús.

_________

Semana 10

Para los momentos difíciles, de aflicción, de oscuridad, duda, dolor, desconfianza, desazón… ¡Gracias, apóstol Pedro!

1ª Carta de Pedro, capítulo 1, versículos 6 a 9:
Por eso estad contentos, aunque de momento tengáis que sufrir un poco, en pruebas diversas, para que el metal puro de vuestra fe –más preciada que el oro destructible, aunque aquilatado en el fuego– resulte un motivo de alabanza, gloria y honor en la manifestación de Jesucristo, a quien amáis sin haberlo visto, en quien sin verlo aún –pero creyendo en él– os alegráis con un gozo inefable y espléndido; porque tenéis seguro el resultado de la fe: vuestra propia salvación.

_________

Semana 09

Algunos –muchos– aún piden castigo con las penas del infierno, confesión privada, retención de los pecados, penitencia impuesta…
Hagamos lo que hagamos, dejemos de hacer lo que dejemos de hacer, ¡nosotros somos del Cristo!

Carta a los Romanos, capítulo 8, versículos 1 y 2:
Ahora ya no queda ninguna condena para los que están en Cristo Jesús, porque la ley del Espíritu, que da vida en Cristo Jesús, te ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

_________

Semana 08

Nuestra vida ya no es nuestra: somos unos mercenarios (sin más ley que el amor) de Cristo.

Carta a los Gálatas, capítulo 2, versículos 19 y 20:
Porque yo, por la Ley morí a la Ley para vivir para Dios. Estoy crucificado con Cristo; por tanto, ya no vivo yo, sino que es el Cristo que vive en mí, y la vida humana actual la vivo en la fe del Hijo de Dios, que me ha amado y se ha dado él mismo por mí.”

_________

Semana 07

No esperemos a ser perfectos para entregarnos a Él; fieles o infieles, nos quiere ya.

Carta a los Romanos, capítulo 5, versículo 10:
Si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, con mayor motivo, una vez reconciliados, seremos salvados por su vida.”

_________

Semana 06

Que el Señor corrija nuestros errores, Él que es el único juez y legislador. Y nos ayude a ignorar los juicios que arrojan los hombres contra nosotros.

Carta de Santiago, capítulo 4, versículo12:
Sólo hay uno que sea legislador y juez: aquél que puede salvar y condenar. Pero tú, ¿quién eres para juzgar a tu prójimo?”

_________

Semana 05

Dios nos habla siempre a través de su Hijo, incluso en el Antiguo Testamento. Por nuestra dureza de oído y de corazón, Dios tuvo que gritar tanto y tan fuerte al ser humano, que su Palabra se acabó encarnando. Jesucristo es la misma Palabra de Dios del Antiguo Testamento, ahora encarnada.

Evangelio de Juan, capítulo 1, versículos 1 a 3 y 14:
Al principio ya existía el Verbo, y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios. Aquél, en el principio, era con Dios. Todo fue creado por él y sin él no existiría nada de lo que existe.
Y el Verbo se hizo hombre y convivió con nosotros y contemplamos su gloria: gloria que, como Hijo único ha recibido del Padre, lleno de amor y de verdad.”

_________

Semana 04

La lengua habla de lo que el corazón va lleno.

Libro del Deuteronomio, capítulo 6, versículos 6 y 7:
Y estas palabras que hoy te mando estarán en tu corazón; las inculcarás a tus hijos, las explicarás en tu casa, yendo de camino, cuando vayas a dormir y te despiertes.”

_________

Semana 03

La elección de una especie, la redención de un pueblo… el amor desbordante de un Dios piadoso para con toda su creación, es tan inmenso que alcanza a la individualidad de cada hombre, al rincón de cada alma, al acompañamiento de cada conciencia, entre millones y miles de millones de seres humanos a lo largo de los tiempos.
Cristo, colgado en la cruz, muriendo con dolor y en soledad, encontró en su corazón, entre la inmensidad del universo y de la historia, como un grano de arena en la playa, como una estrella en el firmamento, uno a uno nuestros nombres. ¡Gracias, Señor y Dios nuestro!

Carta a los Hebreos, capítulo 10, versículos 12 a 14:
“Cristo ofreció por los pecados, para siempre jamás, un solo sacrificio; está sentado a la derecha de Dios y espera el tiempo que falta hasta que sus enemigos sean puestos como estrado de sus pies. Con una sola ofrenda ha perfeccionado para siempre a los que va santificando.”
_________

Semana 02

Todos somos sacerdotes en cuanto hemos sido revestidos del Cristo en el bautismo, y participamos de su único, eterno y válido sacerdocio. Los ministros y pastores de la Iglesia, la Iglesia única y universal, la esposa de Cristo que conformamos todos los que proclamamos que Jesús es Dios, son tan sacerdotes como cualquier otro miembro lo es. En la Nueva Alianza: nadie ha recibido una gracia de salvación diferente a la de otros; nadie ha recibido un Espíritu superior que le permita retener la propagación de la gracia sacramental; nadie ha sido extraído del común de la Iglesia para ser elevado en gracia y santificación por encima del resto; nadie ha recibido una orden superior y diferente a la de predicar y bautizar en el nombre de Jesucristo.

Carta a los Efesios, capítulo 4, versículos del 4 al 6:
“Un solo cuerpo y un solo espíritu, como también es una sola la esperanza a la que habéis sido llamados; un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo; un solo Dios y Padre de todos, que está por encima de todos, que actúa por medio de todos y está en todos.”

_________

Semana 01

La sinrazón y el escándalo de la Cruz, hoy día, en un mundo que tiene por obsoleto el discurso del dolor en la Encarnación…
La Cruz nos recuerda que para sentir la auténtica alegría de la salvación, primero ha sido necesario sentir el dolor de los pecados.

1ª Carta a los Corintios, capítulo 1, versículos 22 a 25:
Así, mientras los judíos piden señales y los griegos buscan sabiduría, nosotros predicamos un Cristo crucificado, que para los primeros es un escándalo y para los segundos un absurdo. Pero para los llamados, tanto sean judíos como griegos, es un Cristo que es fuerza de Dios y sabiduría de Dios. Porque lo que parece necio en Dios es más sabio que el saber de los hombres, y lo que parece debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza de los hombres.”

_________

 


AÑO 2017

Semana 29

El mundo aparenta no tener remedio. Por lo menos, no en nuestras manos. Más bien parece que tiende a una subsistencia cada vez más inhumana y más atroz que tarde o temprano llegará a extenderse incluso hasta la médula de los países con mayor bienestar.

El mensaje de salvación del Dios de Jesucristo aparenta empequeñecer. Por lo menos, cada vez son menos los hombres que profesan ser cristianos en los países ricos. Más bien parece que el cristianismo tiende a su desaparición en la historia y quehacer de la humanidad, como política diseñada en alas de una supuesta libertad superior del ser humano y de su razón por encima de todo.

Tal vez el mundo acabe autodestruyéndose; tal vez el mundo acabe siendo más esclavo. El ateísmo creciente e imperante, libre ahora de la religión, no consigue mejorar este mundo. Pero a pesar de todas las alarmas, el mundo seguirá siendo mundo, con opresores y oprimidos, hasta el fin de los tiempos.

El mundo no está para salvarlo (suprimiendo a los opresores), sino para salvarse (dando la vida por los oprimidos).

Mt 26, 11: “Porque siempre tendréis pobres con vosotros, pero a mí no siempre me tendréis.”

___

Semana 30

Ante el nihilismo y la desesperación, ante nuestras manos vacías y nuestro corazón helado, ante el sin-sentido de la vida, ante la muerte y el dolor, Dios nos ha presentado su Reino.

Salmo 30, versículo 11:

Has convertido mi lamento en danza,
me has quitado el luto
y me has vestido de fiesta.

___

Semana 31

Hay personas que han oído el Evangelio y lo han rechazado. No podemos hacer más que orar por ellas; muchas otras son las que requieren de nuestro testimonio.

Evangelio de Marcos 4, 14-19:

El sembrador va sembrando la palabra. Unos son lo que están junto al camino en el que es sembrada la palabra, pero con solo oírla viene Satanás y se lleva la palabra sembrada en ellos. Del mismo modo son los que han recibido la siembra en terreno pedregoso; al escuchar la palabra, la acogen enseguida con gozo, pero con que no tienen raíces en ellos mismos, duran poco y en cuanto se presenta una dificultad o persecución por causa de la palabra, pronto sucumben. Otros son los que han recibido la siembra entre cardos; éstos han escuchado la palabra, pero los afanes por la vida, la seducción de la riqueza y otras codicias les van invadiendo, hasta que ahogan la palabra y la dejan estéril.

___

Semana 32

Cuando Dios nos prometió y envió un Redentor, muchos pensaron que Dios no podía ser tan generoso y que era necesario que el hombre pusiera normas, preceptos, confesiones, méritos… para completar nuestra salvación: hacía falta regular esa puerta que se nos había abierto, monopolizando el culto, los sacramentos y administrando el perdón de los pecados.

Dios, por Jesucristo, no es que nos haya abierto una puerta para poder entrar en el cielo: ¡¡¡es que de una patada nos ha metido dentro!!!

Carta a los Romanos 5, 10: “Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por su vida.”

___

Semana 33

¡Dios se ha pasado tres pueblos! Nos había prometido leche y miel, y nos ha regalado la eternidad; ha roto sus propias reglas de perdón, para salvarnos por la cara y sin mérito alguno por nuestra parte.

Debió decir, desde la eternidad de los tiempos: “¡Anda, que no sois capaces ni de cumplir la ley que os di en el desierto! ¡Para días os salváis! No os preocupéis, que me haré hombre, y os amaré como sólo yo puedo amar, desde la dificultad de amar siendo hombre, y os redimiré hasta tal punto que justificaré todos vuestros pecados, borraré todas vuestras culpas, miraré hacia otro lado, retiraré el peso de mi ira de encima de vuestros cuellos, y os rescataré de la muerte para siempre. Creed en mí, ‘con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas’, y eso será suficiente, porque el resto vendrá por añadidura.”

Lee la Carta a los Efesios, capítulo 1, versículos 3 al 10.

___

Semana 34

Con la Nueva Alianza de Dios, ya no hay perdón con condiciones ni perdón bajo condiciones. Por el Mesías, toda la creación se ha reconciliado con Dios. Por la pasión de Cristo, el Amor ha proclamado una amnistía general y definitiva.

Y sobre esta amnistía única y extraordinaria, que nadie nos la secuestre: ¡disfrutemos de la Salvación!

Salmo 124, versículo 7:

Nuestra alma ha escapado cual ave del lazo de los cazadores; se ha roto el lazo y todos hemos sido salvados.

___

Semana 35

Trabajo, hipoteca, recibos, comida, ocio, títulos, reconocimientos, transporte, compras, televisión…
¡Seremos desgraciados! ¿Hemos escogido al mundo en lugar del Espíritu?

Gálatas 5, 1: “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.”

___

Semana 36

Tener experiencia es tener trato con algo o alguien hasta que esa relación se convierte en cotidiana, y aporta seguridad y confianza progresiva en su realización.
Si diariamente dedicamos tiempo a relacionarnos con Él, en nuestra vida cotidiana, hallaremos seguridad y confianza en ese trato. No esperemos experimentar otras tonterías. Tengamos entonces por seguro que somos unos místicos: tener experiencia de Dios es tener trato asiduo y familiar con Él.

1ª Tesalonicenses 5, 17-18: Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque ésta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

___

Semana 37

Nuestra fe es confianza en Dios. Cuanto más confiamos en Dios más se nos revela y más actúa en nuestra historia personal de salvación. Cuanto más libre somos para Él, más nos toma para si. Cuanto más suyo seamos, Él más vista nos dará para que seamos capaces de ver el Reino de Dios ya presente y oculto a los soberbios.

Evangelio de Mateo, capítulo 9, versículo 29: Hágase en vosotros según vuestra fe.

___

Semana 38

¿Quién es más sabio? ¿El que resuelve un buen enigma o el que lo confecciona y lo camufla?
¿No es, acaso, la soberbia, cataratas en nuestros ojos?
Dios ha hecho la creación tan verosímil y perfecta, que parece que no haya Creador.

2 Corintios 4, 6: “Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo.”

___

Semana 39

El Padre del cielo nos ha vestido con la misma ropa que al Hijo mayor: ¡como a un heredero!

Gálatas 3, 27 y 29:
“Todos los que habéis sido bautizados en el Cristo os habéis revestido del Cristo.”
“Y si sois de Cristo sois, pues, descendencia de Abraham y herederos según la promesa.”

Nuestra fe básica: Dios existe y se encarnó en Jesús de Nazaret, el cual murió por nuestro rescate y resucitó. ¿Crees saber que Dios no existe? Te pierdes, pues, la eternidad.

___

Semana 40

Gracias por este nuevo día, Señor. Que en él perdamos la vida por tu Reino, y la ganemos para la vida eterna.

Evangelio de Lucas, 9, 23 a 25:
Si alguien quiere venir tras de mi, que se niegue a si mismo, que tome cada día su cruz y me siga. Quien quiera salvar la vida, la perderá; en cambio, quien pierda su vida por mi causa, éste la salvará. ¿Qué provecho conseguirá el hombre ganando el mundo entero, si se pierde a si mismo o sale perjudicado?

___

Semana 41

De qué sirve una vida laboral bien cotizada, una vida familiar cómoda y agradable, una sociedad de crecimiento y progreso, si no atesoramos en el cielo, si no evangelizamos al mundo. Cada vez son más los alejados de Dios.

Carta a los Gálatas, capítulo 6, versículos 7 y 8:
No os engañéis, de Dios nadie se burla. El hombre recogerá lo que haya sembrado. Quien siembre en lo material, de lo material recolectará muerte; pero quien siembre en el Espíritu, del Espíritu recolectará vida eterna.

___

Semana 42

La libertad del ser humano reside en permitir en su vida y en su particular historia de salvación, la acción del Dios todopoderoso que lo ha creado.

1 Juan 2, 17:
Y el mundo pasa, y sus pasiones, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

___

Semana 43

Dios, para respetar la libertad del ser humano de rechazarlo, revela su misterio sólo por la fe, lejos de los ojos de la razón (tanto científica como filosófica): es el secreto mesiánico.

Evangelio de Mateo, capítulo 11, versículo 25:
Te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a los más pequeños.

___

Semana 44

Observando la Creación sólo podemos llegar a la existencia de un principio al que podemos llamar ‘Dios’.
Sólo por Jesucristo llegamos a la certeza de Dios, que es Padre.

Evangelio de Juan 14, 6:
“Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”

___

Semana 45

Dios es lento para la cólera, pero impaciente por amar: ¡tenemos prisa, mucha prisa!

Salmo 103, 8-11:
El Señor es tierno y compasivo;
es paciente y todo amor.
No nos reprende sin término,
ni su ira es eterna;
no nos ha dado el pago
que merecen nuestras maldades y pecados;
tan inmenso es su amor por los que le honran
como inmenso es el cielo sobre la tierra.

Semana 46

Se hace difícil de entender que la vida del cristiano sea trabajar todo el día para pagar hipoteca, enriquecer a jefes, dar patrimonio a los hijos, consumir…
Creemos que el juicio final lo tenemos lejos, pero ¿qué son veinte, cuarenta, sesenta años? Los ancianos dicen que pasan como un suspiro, y habrá un día en que del funeral vuelvan todos menos tú o yo.

1ª Carta de Pedro, capítulo 4, versículos 10 y 11:
Que cada uno, con el don que ha recibido, se ponga al servicio de los demás, como buenos administradores de la múltiple gracia de Dios. Si alguien habla, que sea conforme a las palabra de Dios; si alguien hace un servicio, que sea por las fuerzas que recibe de Dios. Así, Dios será glorificado en todo, por medio de Jesucristo, a quien pertenece la gloria y el dominio por los siglos de los siglos.

_________

Semana 47

Si somos luz en el mundo es porque reflejamos la luz de Dios. Nosotros no somos luz propia; acaso los soberbios son linternas que acaban sin pilas. Somos espejos, como aquellos de antaño, de plata, de superficie irregular, que distorsionamos y no reflejamos con la pureza del cristal. Debemos luchar para pulir los espejos, para que nuestras vidas sean testimonio de fe, sean Evangelización.

Carta a los Filipenses 2, 14-15:
Hacedlo todo sin quejaros ni discutir, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin defecto, en medio de una gente mala y descarrilada, entre la que resplandecéis como lumbreras en el mundo.

_________

Semana 48

¿Aún pensamos que debemos orar por los dirigentes de este mundo? ¿Aún creemos que debemos luchar por destruir a los opresores? No hay que perder el tiempo con lo que está moribundo: debemos realizar una nueva humanidad, no basada en la carne sino en el Espíritu.

Evangelio de Juan, capítulo 18, versículo 36:
“Mi reino no es de este mundo. Si fuese de este mundo, mis tropas habrían luchado para que no fuese entregado a los judíos. No, mi reino no es de aquí.”

¿Sabes? Su Reino no es de aquí pero es para aquí. ¿Empezamos a realizarlo?

_________

Semana 49

¡Nosotros también somos palabra de Dios!

Libro de Isaías, capítulo 55, versículos 10 y 11:
“Tal como la lluvia y la nieve bajan del cielo y no vuelven, sino que riegan la tierra y la fecundan para que dé semilla al sembrador y alimente a quien lo necesite, así es la palabra que sale de mi boca: no volverá a mi sin nada, sino que hará lo que yo quiera y cumplirá lo que yo le he encomendado.”

Que nuestra fe no sea una excusa para permanecer inactivos y confiados, cristianos de domingo y paganos de lunes a sábado, cristianos de culto a Dios y paganos de entrega al necesitado, olvidando que en nuestro paso por la vida la cuestión de Dios no es algo accidental sino que se trata de la arteria troncal en la que se basa la razón de existir.

_________

Semana 50

En el lecho de nuestra muerte, si es que tenemos la ocasión de repasar nuestra vida, ojalá seamos increiblemente felices por cada hora de ella que hayamos invertido en el auténtico amor, por cada recurso y esfuerzo vital dedicado a servir a nuestros hermanos pequeños. Entonces sabremos si hemos perdido o no el tiempo, la vida…

Carta de Jaime, capítulo 1, versículos 22 a 25:
Pero es necesario que seáis practicantes de la palabra y no os limitéis sólo a escucharla, que os engañaríais a vosotros mismos. Porque si alguien escucha la palabra y no la practica, se parece a un hombre que examina en un espejo la cara que hace: se mira a si mismo, se va y luego ya no piensa más en cómo era. En cambio, el que se refleja en la ley perfecta, la de la libertad, y es consecuente, no como un oyente olvidadizo, sino que la pone por obra, éste será feliz practicándola.

_________

Semana 51

No es lo mismo creer en el Jesús histórico, que en el Jesús vivo y en la Historia. El Jesús-Cristo en el que creemos no es sólo el que vivió en el Israel de hace dos mil años; creemos en el hombre que, siendo Dios, resucitó para siempre después de su muerte en la cruz y que ahora sigue vivo y presente en nuestro mundo y junto a nuestra historia personal y a la de todos los hombres.
Si sabemos que Jesús de Nazaret sigue vivo y está presente, ¡entonces nosotros también somos cristianos primitivos! ¿Acaso tenemos un trato con un Jesús diferente al que conocieron los primeros discípulos?

Juan, capítulo 20, versículo 27:
Porque me has visto, has creído —le dijo Jesús a Tomás—; dichosos los que no han visto y sin embargo creen.

_________

Semana 52

El No-Credo:

No creemos en Dios a secas.
No creemos en un Dios genérico y generalista.
No creemos en un Dios infundido y confundido en la Naturaleza.
No creemos en un Dios ambiguo y desconocido.

El Credo:
Creemos en el Dios de Jesucristo.
Creemos en Dios Padre, amante;
creemos en Dios Hijo, amado;
creemos en Dios Espíritu Santo, amor.
El Cristo, revelación de Dios encarnada, es el único camino seguro, la única verdad segura, la única vida segura.

Evangelio de Juan, capítulo 5, versículo 23:
Para que todos honren al Hijo igual como es honrado el Padre. Quien no honra al Hijo no honra al Padre que lo ha enviado.

Hechos de los Apóstoles, capítulo 4, versículo 12:
Y la salvación no se halla en nadie más, porque no hay bajo el cielo ningún otro nombre concedido a los hombres en el cual podamos ser salvados.


 

Archivos multimedia:

Por qué convertirse a Cristo. (3'40") [01/09/2018]




Entrevista en el programa 'El Espejo de la Iglesia' de la Cadena COPE Jaca-Huesca. (4'50") [15/06/2018]

... materiales ...